El labio superior comprende el bermellón, o labio propiamente dicho, y la zona que se encuentra entre este, la base de la nariz y los surcos nasogenianos. El inferior esta formado igualmente por el bermellón y la zona de piel, limitada por la continuación de los surcos nasogenianos e, inferiormente, por el comienzo del mentón.

Los labios pueden presentar una serie de alteraciones de carácter estético susceptibles de corrección: desproporciones de tamaño, depresiones y arrugas.
El modelo actual de imagen facial da gran importancia a la forma y volumen de los labios.

A mi entender no todos los rostros admiten este tipo de estética, sino que la armonía de la cara determina unos labios que han de estar en equilibrio con el resto.Por este motivo incluimos estas intervenciones dentro del grupo de “Modelado Facial” , utilizando:

  • Plastias: Llevamos tejidos del mismo labio de una parte hacia otra: lo más frecuente es la plastia en VY.
  • Injertos: Solemos realizarlos en forma simultanea en caso de lifting facial.
  • Implantes:
    • Ácido hialurónico: dura entre 6 meses y un año.
    • Hidroxiapatita de Ca: dura entre 18 meses y 2 años.

Cuando además de un labio fino encontramos que la distancia desde el bermellón hasta las fosas nasales es muy larga puede ser necesario una resección de piel, ya junto al bermellón o en la base de la nariz, de manera que se recuperen las proporciones naturales al tiempo que se pueden disminuir las arrugas debidas a flacidez de la piel. Cuando estas arrugas son superficiales responden muy bien al tratamiento mediante dermoabrasión.

WhatsApp chat